Las comunidades de propietarios tardarán cinco semanas para la puesta a punto de sus piscinas

14 mayo, 2020
  • Limpieza, tratamiento, analíticas, informes, solicitudes de reapertura, compra de productos químicos o gestión de incidencias, entre otros, son algunos de los requerimientos a los que tendrán que hacer frente las Comunidades de propietarios y urbanizaciones.
  • Tan solo en Madrid hay más de 12.000 piscinas de este tipo de instalaciones.

  

Madrid, 14 de mayo de 2020. Cinco semanas. Ese es el tiempo mínimo que tarda una comunidad de propietarios en preparar su piscina en base a los recursos materiales y humanos necesarios para su puesta a punto.

Por ello, desde la AMEP, (Asociación Madrileña de Empresarios de Mantenimiento de Piscinas), como órgano oficial de representación ante los organismos e instituciones públicas y privadas de las empresas del sector, insisten en la necesidad de una resolución por parte del Ejecutivo, no solo de una fecha de apertura para esta temporada, sino de la resolución de un protocolo común sobre las medidas de protección e higienización que deben cumplir estas instalaciones, atendiendo al retraso que va a suponer su puesta a punto.

Y es que, siempre que la piscina haya sido mantenida y conservada durante el invierno, las acciones de adecuación y los tiempos necesarios para garantizar la apertura de las piscinas acorde a normativa vigente son:

  • Limpieza y desinfección del cobertor de invierno; Limpieza y desinfección del andén perimetral y pediluvios; Limpieza completa del vaso de la piscina y Tratamientos químicos para garantizar la salubridad del agua.
  • Estabilización de parámetros físico-químicos, recogida de analíticas en laboratorio y recepción de informes.
  • Gestión documental.
  • Tramitación licencia de reapertura, en función del Ayuntamiento competente.

Cinco semanas a las que hay que sumar, en paralelo, los trabajos extra como son: la contratación de socorristas y su formación; el mantenimiento en sí de las piscinas; la compra de productos químicos y medios materiales para el desarrollo del mantenimiento; el Servicio técnico, la gestión de incidencias y la gestión de medios necesarios para desarrollar el protocolo COVID-19 en las instalaciones.

Desde la AMEP inciden en que hay que tener en cuenta el volumen de trabajo para abastecer el parque de piscinas de estas características en Madrid.

Recordemos, que en la Capital hay más de más de 12.000 piscinas que existen en comunidades de propietarios y urbanizaciones, por lo que es de especial interés que el Ejecutivo defina cuanto antes un protocolo común de medidas de protección e higiene que deben adoptar estas instalaciones frente al Covid 19, además de la confirmación de la fecha de apertura para la temporada, sobre todo, ahora que Madrid está pendiente de resolución para entrar en la fase 1.

A fecha de hoy, y según indicaciones del Ministerio de Sanidad, no se puede dar una fecha concreta para la temporada de apertura de las piscinas, pues dependerá de la evolución de la epidemia del coronavirus en nuestro país.  No obstante, la AMEP quiere recordar que todas las piscinas deben cumplir en todo momento una serie de condiciones higiénico-sanitarias y de seguridad en cuanto a las estructuras, materiales de construcción, equipamientos, etc. manteniendo unos criterios de calidad del agua de baño y de calidad del aire (en las piscinas cubiertas).

 

Para más información y gestión de entrevistas:

AMEP

comunicacion@amep-madrid.es

 

Julia Mondéjar // PR Manager WK Communication

Juan de Olías 4, Madrid

667 77 47 16 // prensa@wkcommunication.com

 

Sobre AMEP

La Asociación Madrileña de Empresarios de Mantenimiento de Piscinas es la organización que engloba a las empresas que prestan servicio de mantenimiento de piscinas dentro del ámbito geográfico de la Comunidad de Madrid. Desde el año de su nacimiento, en 2005, la AMEP constituye el órgano oficial de representación ante los organismos e instituciones públicas y privadas de las empresas del sector, llevando a cabo la gestión y defensa de los intereses profesionales de sus asociados y respondiendo a sus necesidades mediante el análisis de las distintas normativas que afectan de forma directa o indirecta al sector, la elaboración de planes de estudio sobre normativas, reglamentos, etc., la creación de sistemas comunes para su autocontrol o el asesoramiento laboral y jurídico, entre otros. Asimismo, la AMEP busca concienciar a los usuarios de la necesidad de contratar empresas especializadas y con un sello de calidad que garantice la aplicación de las regulaciones correspondientes.